9/1/10

ESO VA A MISA

El otro dia,con el espíritu navideño subido fui a misa para acompañar a mi madre y volver a la iglesia donde me bautizaron.
Cuando llevaba alli un rato, dado que no me interesaba mucho lo que alli ocurría, empecé a pensar en mis cosas…y al estar en ello se me ocurrió algo: es posible que uno de los motivos del fervor religioso de las mujeres (sobre todo de las de antes) se deba a un factor menos espiritual y más humano, dificilmente confesable al párroco de turno: el rato de estar en misa era uno de los pocos espacios para ellas, momento para desconectar de las tareas domésticas y el cuidado de todos y dedicarse a sus propios pensamientos. Y además estaba reconocido socialmente y aprobado por el entorno.
Por tanto, quizás no fuesen al encuentro del Señor, sino de ellas mismas, que tiene pinta de ser más motivante aún. Y esas mujeres no eran tontas, callaban este secreto para que no se les acabara el chollo.
Yo pienso en mi abuela y esta hipótesis se me hace todavía más plausible. Es una mujer que ha vendido una vida de abnegación y renuncia, y luego ha hecho lo que ha querido siempre. Ella iba a misa diaria.
Vaya cuento nos han colado...y es que había que sobrevivir.

6 Comentarios:

Lukas ThyWalls dijo...

Y tambien para echar un sueñecito.

Porque (no me pregunteis por que) acabe en la misa del gallo en Triana y por mucho villancico que se cantase dentro (con botella de anis incluida) el cura era el tipo mas anestesico y pesado que te puedas echar a la cara.

Para no volver mas.

PD.: Otra cosa es que lo que decia no tenia sentido. "El señor no busca en los lugares con ostentación", hablo el cura de la iglesia que tiene como paso uno que tiene de mote "Ferrero Roche".

Basurero Usurero dijo...

Interesante lo que planteas, osea algunas mujeres solo iban a misa para dejar fluir su libidesca imaginación, muy interesante. Suerte.

Efter dijo...

Me uno al club pero en masculino, cuando me toca ir a alguna boda o similar, enciendo el chip "meditación" y oye, es genial, lo único realmente bien logrado de las iglesias es la atmósfera de recogimiento que se puede alcanzar... si no fuera por el soniquete del cura de turno, es lo único que molesta. Anda que no he alcanzado yo el nirvana mirando un suelo blanco y negro jajaja.

Eponine dijo...

El ser humano necesita de rutinas y tradición para ser más "humano"... supongo que por ello siempre existirán las iglesias.
Yo en las misas me pasa lo mismo que en el sexo... sólo puedo pensar en la lista de la compra y el menú de la semana.

joselop44 dijo...

Interesante reflexión. Puede que lleves parte de razón en ella. Desde luego es un sitio donde se medita de maravilla.
Saludos

El sabio de la cripta dijo...

Tan bueno o mejor que el proscrito retrete, seamos sinceros, es donde mejor se piensa. Pero, si la iglesias es un buen lugar para pensar y el retrete aún es mejor, no puedo imaginar el nivel de paz que conseguiriamos en el retrete de una parroquia