21/4/09

EL ABANDONO




La casa estaba diferente. Teñida de un ocre que olía a lágrima seca. Sólo fuera las cosas seguían como las recordaba. Intentó abrir la ventana y estaba sellada con un musgo crecido al abrigo del tiempo. Sólo se oía el goteo del grifo del bidé, allí donde antes iba a beber la gata. Entonces se acordó de ella y la buscó ayudándose del ruido de una caja que contenía la malta que tanto le gustaba. No apareció.Entonces empezó a preocuparse.

Se dispuso a buscarla en los sitios habituales. Encima de la cadena de música: el polvo no dejaba ver los números de la hora. Lo limpió con el dedo y dos líneas parpadeantes anunciaban que el tiempo se había dado a la fuga. La vida en general parecía haber abandonado el lugar. Se dirigió al acuario, ella solía tumbarse encima para sentir el calor que desprendía el temporizador de luz. Tampoco. Al mirar dentro del acuario, sintió que le bajaba la sangre a los pies: no había peces. Como recordatorio de lo que fue, seguían allí el barco y el ancla, que parecían haber perdido la esperanza. Ella pensó que no podía rendirse. Fue corriendo al cuartito que antiguamente fue una terraza y que otros pusieron límites a su libertad, cerrando con tabiques y ventanas. Allí solía esconderse, encima del armario donde tenía unas vistas que no compartía con nadie. La madera de los muebles estaba ajada y había perdido color, y el espejo estaba empañado, como si alguien hubiera llorado tanto ante él que se hubiera quedado en ese estado irreversiblemente. En ese momento, oyó un ruido…se reanimó como si alguien hubiera activado un desfibrilador a su alma. Era ella…pero no, el ruido provenía de la pared del cuarto contiguo. Estaba amarillenta y se estaba descascarillando cayendo a trozos sobre el suelo agrietado de parquet.

Entonces, desesperada, se ató la bata metiéndose la mano en los bolsillos, como hacía cuando necesitaba sentirse protegida. Notó algo extraño. Un trozo de papel que le parecía angustiosamente familiar. Lo sacó, abriéndolo, y leyó: ME VOY ,TE DEJO. LO SIENTO. FIRMADO:CARLOS.

14 Comentarios:

Eponine dijo...

Ohhhhhhhhh... :(

Lukas ThyWalls dijo...

Que triste...

Y la gata al final?...

PD.: Te ha faltado el titulo y las etiquetas, al final va a tener que venir tito Efter a arreglarlo... xD

Winnie0 dijo...

Sorprendente final...pero yo también pregunto ¿y la gata? ¿se la llevaron junto con los recuerdos de ella? Besos

Bequi in Fuxia dijo...

Lukas,he arreglado yo solita lo del título(pero lo de las etiketas no sé lo que es...quizás tito Efter o tú m me podais ayudar...jajja).
La ausencia de la gata es un elemento más de la desolación interna,no es real,como el resto de cosas que han cambiado.
Sé k esta entrada no es muy fuxia,pero tiene k haber de todo...
besos.

Parsimonia dijo...

Una descripción muy simbólica y lírica. Rezuma tristeza y desesperación.
Yo pensé que la gata se la habría llevado el tal Carlos.
Besos.

Efter dijo...

Ohhh, Bequi, es precioso... Pero lo he leído desde la ventana, sin pisar el escenario. No quiero encontrar ninguna huella mía ahí dentro, que cada uno ha tenido ya sus paredes agrietadas.

Lo de las etiquetas son las palabras esas que aparecen debajo de cada entrada, definiendo y acotando un poco cada entrada pero son a gusto del que escribe. Hay gente que las considera demasiado restrictivas y no las pone. Así que no hagas caso de la perfección maniática de Lukas y mía :D

Lukas ThyWalls dijo...

No es perfección ni manias, Efter, en mi caso es más bien entretenimiento informático, no veas lo que me divierte retocar todas estas cosas, jajjaa.

Bequi, las etiquetas son útiles en si, pones tu nombre (Bequi) y un par de palabras más que tengan que ver en tu entrada, y en el apartado de "Sabores" (en el lado del blog) pues se marcan más o menos, y sirven como índice temático del blog. Piensa que cada día te acostarás aprendiendo una cosa más.

Con referencia a la entrada, decir que se ve que la realidad sólo esta en el último párrafo, el resto, es ¿Sueño? ¿Ida de olla?... Su "casa" se derrumba...

Bequi in Fuxia dijo...

Gracias a los dos(Efter y Lukas) por la información.Siempre hay que seguir aprendiendo.

DR. FREUD dijo...

Ha dado usted con un miedo básico del ser humano, al que siempre que amamos estamos expuestos.

niñaca dijo...

Tu texto es precioso y no importa que sea triste. Cuando te deja alguien que quieres te quedas desolada aunque siempre hay personas a tu lado que están ahí para sostenerte.
Te lo digo yo que me ha dejado el Ismael 17 veces veces y ya estoy acostumbrada al abandono.
Dr. Freud, muy bonita su frase.
Lukas, lo de que nuestras entradas son poco asiáticas tiene la culpa la globalización.
Bienvenido, Efter, te echamos ayer de menos en el tailandes, qué buena la leche de coco frita.

Maritoñi dijo...

Yo tengo la suerte de que nadie me abandona.

Besos con azúcar glasé

Landahlauts dijo...

A mi me ha gustado. Aunque no tenga etiquetas. ;)

Besos

Lukas ThyWalls dijo...

Aqui tienes Bequi, ya tienes 13, jejejeje

¿Para cuando el próximo?

Maritoñi dijo...

Te voy a agregar a las Maritoñis Reparadoras Feministas!!!!