14/3/09

Teatro Kabuki


Todavía era un adolescente y aún vivía con mis padres en Kioto. Eran mis comienzos como actor. En el instituto hicimos la obra de teatro Kabuki “Azul Nocturno”. Fue todo un éxito. Tuvimos que representarla 10 veces, en vez de las tres noches que teníamos programadas.

En el teatro Kabuki no salen mujeres, aunque ahora están cambiando un poco las cosas. Mi papel era el siguiente; en el primer acto hacía de una niña que envidiaba a las demás. En el segundo acto era una mujer que buscaba la eterna juventud en una orquídea que se encontraba en el Fujiyama y al final la conseguía. En el tercer acto me tenía que poner unas lentillas de color azul nocturno y todo el que me miraba conseguía la juventud eterna, pero yo seguía envejeciendo.

Me maquillaba como una vieja y llevaba unos colchones debajo del kimono que me hacían aparentar cada vez más decadente. El último día de la representación vino el alcalde de Kioto dado el triunfo de la obra. Había periodistas y todo. La ansiedad estaba presente en todo nuestro equipo. Cuando fui al camerino para quitarme el maquillaje, me di cuenta al mirarme al espejo que al quitarme las lentillas de color azul nocturno, que mi iris se había vuelto del mismo color. Cuando salí a saludar a la de prensa todos pensaban que me había dejado las lentillas, pero desde entonces tengo el mismo color azul en los ojos.

18 Comentarios:

Soportándome dijo...

Precioso el argumento de la obra, y estupendo el final. Parece de Jaun José Millás. Felicidades.

Maritoñi dijo...

Qué horror, a mí me pasa eso y me muero.

Efter dijo...

No se debe usar loctite para ponerse las lentillas.

Lukas ThyWalls dijo...

Tenga cuidado, no vaya a ser que antes lo que estaba haciendo era quitarse las córneas, y la última vez se dió cuenta que no eran lentillas.

Y cuando he leido colchones, he pensado en pikolin, se hubiese parecido Maritoñi con el volumen, por fin que lo he entendido, porque no se podría ni mover.

Buena entrada Steve, y si, se parece a Juan José Millas, que parece ser que se parece a muchas cosas. Esperamos volverle a leer pronto.

niñaca dijo...

Mirame por favor, mirame mucho.

Luz de Gas dijo...

Que maravilla, me encantó.

Besos

Rocío dijo...

Gracias por tu visita, Steve, porque ella me ha traído hasta aquí. El diseño de vuestro blog es una maravilla así como lo que llevo leído hasta ahora.

Enhorabuena a todos.

Parsimonia dijo...

Un relato que encierra mucha tragedia, porque al quedársele el azul quizás mantenía la maldición de envejecer mientras ofrecía juventud.
He visto el símbolo de la entrega del trabajo de un actor a su público. En el fondo significa ofrecer un poco de su vida en el escenario.
Me ha recordado la peli magnífica "Adiós a mi concubina".
Besos.

AntWaters Daza dijo...

:O Hermoso texto; muy adaptable... hummm, dijo él pensando en robar :) :)

Ehhh, no sé, me desconcierta el final; hasta el tercer acto entiendo que es la evolución de las doñas de nuestra ciudad, que de envidiosillas pasan a corporación dermostética... pero, claro, ellas nunca lo consiguen; si no es por el cuello, es por las manos, que el tiempo les wina... y luego el poder de dar la eterna juventud a quien la mire... hummm, pensaré en ello.

Abrazos Mcqueen, que estoy seguro que era un personaje pero no sé de aóónde; esto es el mar, o Jorge oliendo a leche... de coco, que me... grrrr

Mari dijo...

Supercool!
Besos con azúcar glasé.

Anónimo dijo...

Supercool!!!** ; )

Landahlauts dijo...

Quizás te metiste demasiado en el personaje?????

Lansbury dijo...

Que es poesia me preguntas mientras clavas tu pupila en mi pupila azul, que es poesia... poesia eres tu. Un beso. Pasate a por aguita cuando quieras

Stanley Kowalski dijo...

Excelente texto, sobre todo porque sacas de la ignorancia a mucha gente que no sabe que es el teatro KABUKI.El final me fascinó.

BESOS

Thiago dijo...

jaaj olassss curiosamente hoy me llamó la atención el algún blog tu nombre y tu avatar, por eso me sorprendió ver tu comentario y no he podido por menos que reirme de estas casualidades, jaaj Bueno, es que tu nombre es espectacular jajaaja

Bueno, tu post es genial, muy bello, delicado y exótico... Realmente se ve que te gusta el tema oriental. Investigaré mas por tu blog.

Bezos

Winnie0 dijo...

Un relato delicioso...Gracias por pasarte por mi blog y comentar. Besos y nos leemos ¿vale?

bequi dijo...

yo quiero unas lentillas fuxias

Maritoñi dijo...

Estoy nerviosísima por el programa de radio de Luz de Gas. Tengo un poquito de diarrea